Los Antiinflamatorios no Esteroideos (AINE) y el estómago.

Estándar

Sin títuloLa heroína era divulgada como un sustituto no adictivo de la morfina entre 1890 y 1910

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE, de ahora en adelante), conocidos por la población general, como antiinflamatorios así, a secas, son unos fármacos muy antiguos y que han sido utilizados y lo son todavía, para tratar muchas de las enfermedades reumáticas. No obstante, existe en la población unas reservas a tomarlos, que la mayor parte de las veces no se corresponden con la realidad. Quizás la más relevante es aquella que concierne a los AINE y el estómago. Pero la pregunta es ¿son tan dañinos para el estómago como creemos? Y sobre todo ¿qué entendemos por dañinos? a) Hoy se sabe que existe un grupo de riesgo que si toma AINE deben tener el estómago protegido para evitar efectos secundarios importantes. En la inmensa mayoría de las personas esta protección se hace con omeprazol o fármacos similares. ¿Quiénes son estas personas de riesgo?

  • los mayores de 65 a 70 años,
  • los que han tenido una úlcera con anterioridad o una hernia de hiato con reflujo o una diverticulitis en el colon
  • Los que han tenido una complicación de la úlcera , como una perforación o un sangrado de estomago,
  • Los que además toman cortisona o anticoagulantes orales como por ejemplo Sintrón.

Sin embargo, el resto de la población que no tiene estos antecedentes puede tomar AINE sin problemas y sobre todo no tienen ninguna necesidad de tomar protectores como omeprazol, ya que el riesgo de que se produzca una complicación es realmente baja. Sin embargo, en España es prácticamente imposible encontrar a personas que tomen AINE y que no lo acompañen de la toma de omeprazol, cundo este fármaco tampoco es inocuo, precisamente. Casi con toda seguridad, esta situación es peculiar de nuestro país, y mientras la protección del estómago en otros países ronda entre el 40 a 60% de los pacientes que toman AINE y está basada en la existencia de los factores de riesgo que hemos mencionado antes, en nuestro país es prácticamente del 100%. Realmente absurdo…¡¡¡ Pero aún hay más: b) Otro grupo de personas prefiere tomarlos de forma ‘salteada’ el día que tienen más dolor, como si eso les librara de una complicación de estómago. Cuantas veces hemos asistido a ancianos en un Servicio de Urgencias con una hemorragia de estómago masiva, tras haber tomado una simple aspirina por un dolor de cabeza…¡¡ c) Hay más…y es el paciente que te dice: ”yo no puedo tomar antiinflamatorios porque enseguida me duele el estómago”. Esta frase que evidentemente yo no pongo en duda, la mayoría de las veces nada tiene que ver con que el AINE haya producido una lesión de estómago. Es más, entre el 30-40% de las hemorragias digestivas que aparecen tras tomar AINE, lo hacen sin previo aviso, es decir en gente que los tomaba sin notar ningún síntoma digestivo. Por otro lado, muchos de los pacientes que aquejan síntomas gástricos con los AINE, si se les hace una gastroscopia (meter un tubo hasta el estómago) el médico no encontrará ninguna lesión en el estómago d) Y finalmente están los ‘héroes’, permítanme este rasgo de humor. Son aquellos que te dicen “yo no tomo AINE ya que aguanto muy bien el dolor…”. ¿Hay alguien en este mundo que haya tenido dolor ‘de verdad’ y que lo haya aguantado sin más?. Sinceramente, yo no me lo creo. El dolor es el peor sufrimiento que puede soportar el ser humano a lo largo de su existencia, y bastante tenemos con soportar nuestras cargas diarias como para encima sufrir en silencio, haciendo caso omiso de remedios sencillos.

En conclusión: Los AINE son fármacos sumamente útiles para muchos procesos reumáticos, son fármacos que alivian o suprimen el dolor y mejoran la calidad de vida y que administrados bajo control médico no deben suponer un problema especial, para incluso personas que sufren del estómago. El omeprazol y otros fármacos similares son sumamente eficaces para evitar las complicaciones digestivas en la población que hemos definido arriba (apartado a). Salvo que el médico crea lo contrario no tiene ningún sentido hacer una protección del estómago a toda la población. No está demostrada su eficacia, la probabilidad de complicaciones es muy baja y es más, el omeprazol es un fármaco que puede producir reacciones adversas que pueden llegar a ser importantes.

Nota importante: En este apartado me he referido a la toma de AINE en pacientes que requieren tomarlos de forma persistente, por una enfermedad reumática. En ningún caso me he referido a la toma aislada de un AINE, por una cefalea, un dolor menstrual, u otros procesos banales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s