Operar a Corazón Abierto

Estándar

Hace mas de 30 años cuando justo comenzaba a ejercer como internista y reumatólogo en Vitoria, una viejecita que teníamos ingresada insistía en que llamáramos a su nieto, porque trabajaba en el hospital. Alguien del grupo le preguntó si su nieto era médico y ella mirándonos a la cara con un gesto de orgullo dijo ¿médico?…..NO…..es mas que médico es …CIRUJANO!!. Esta sencilla pero ilustrativa anécdota siempre me viene a la cabeza cuando en algunas tertulias televisivas o ‘Talk Shows’ (perdonen el anglicismo), alguien para enfatizar sobre la dificultad, la grandeza, o simplemente para enmudecer al personal, dice aquello de ‘miren esto es ….como operar a corazón abierto. Con ello se quiere demostrar que dentro de las múltiples dificultades con las que se encuentra un profesional, para un médico operar a corazón abierto, es el sumun de la tecnología y riesgo, y que cualquiera capaz de realizar tamaña hazaña, debería ser venerado como el mas grande dentro de nuestra profesión. Con el debido respeto para mis colegas y amigos cirujanos cardiovasculares, que son muchos y sin dejar de admirarles ni un ápice en su labor diaria, en la medicina no sólo hay actividades que entrañan para el paciente actividades con un riesgo similar, si no que a veces tomar una decisión clínica en un paciente con múltiples patologías resulta tan difícil o más, que una intervención quirúrgica, por muy llamativa que ésta sea.

Recuerdo que cuando el Dr Barnard en Sudáfrica llevó a cabo el primer trasplante de corazón del mundo en 1967, se produjo un boom mediático y el hombre pasó a ser una especie de héroe mundial. Por entonces, yo iba a empezar pronto a estudiar medicina y mi padre, el mejor internista que he conocido, se me he acercó y me dijo, cuando seas medico te darás cuenta de la chorrada que ha hecho este hombre. Se refería, no tanto a la dificultad técnica que suponía en sí el trasplante, la cual admiraba, si no a la inutilidad de realizar una intervención de ese calibre, cuando prácticamente no teníamos fármacos anti rechazo, para mitigar los riesgos del trasplante. Y el tiempo le fue dando la razón ya que de forma inexorable todos los operados fueron falleciendo en el transcurso de meses.¿Que sería de los trasplantes ahora, si no existieran los modernos inmunosupresores para evitar el rechazo? Pues que el paciente moriría a los pocos días o como mucho meses. Pero no solo es eso, y ¿que me dicen de la experiencia que hay que tener para manejar y tratar adecuadamente las complicaciones de un post trasplantado?

Estos, son solo uno de los muy pocos ejemplos a los cuales el médico, el clínico más concretamente, se enfrenta todos los días y pasan totalmente desapercibidos, para la gente lega en la materia.

Y finalmente ¿que pasa con mis colegas de Médicos sin Fronteras o Médicos Mundi que hacen una labor encomiable a cambio de nada?.

La medicina aparte de ciencia tiene un gran poder mediático. Los temas de salud están de moda ahora más que nunca y todos pretendemos alcanzar una ‘inmortalidad’ (léase vivir muchos años con buena calidad de vida) que sea lo más duradera posible. Pero hay que tener cuidado con lo que se lee y con lo que se vende, y cuando hablo de vender hablo también de lo que se lee en la prensa. A veces cuando he tenido ocasión de estar con algún periodista, para sacar en la prensa algún estudio nuestro, me he encontrado con grandes problemas para encontrar un titular ‘con gancho’. Si les digo, mire ‘con este fármaco el paciente va a hacer una vida normal y su invalidez futura va a desaparecer’ me miran con cara displicente y me dicen ya….pero ‘eso no es un titular, eso a la gente no le engancha’ necesito algo como ‘un paciente con esta enfermedad y que está en cama o en silla de ruedas con este fármaco a las 48 h puede volver a andar’…’eso sí es un titular’, me dicen. Ya claro, les digo, ‘pero eso ya lo hizo Jesucristo hace muchos años y fíjese lo bien que les ha ido’Intervención de Corazón, sobre todo a algunos, recalco. Por tanto, los clínicos tenemos muchas batallas perdidas ante los medios. Nunca podremos igualar un titular como a ‘Caganchete el Trianero le salva la vida una operación a corazón abierto en la plaza de toros de la Maestranza’

Que le vamos a hacer…somos pensadores, discutidores, lectores, estudiosos, pero incapaces de sobresaltar al personal con titulares sorprendentes.

emartinmolablog.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s